Rescatando recuerdos

Llega la hora de comer y finalizar con un buen café. En esta ocasión os enseño unas elaboraciones de café que realizamos en el 2013. Mi gran amigo y compañero Raúl Alonso, barista del grupo Dromedario, nos enseña el arte de tomar un buen café en dos máquinas de estilo manual. La elaboración se realizo con un café geisha, variedad que se adapta mejor al proceso de  infusión  que para hacer un espresso 

En primer lugar tenemos la Aeropress, cafetera manual que, por medio de la presión, nos saca la infusión del café. Raúl nos enseña, paso a paso, su elaboración.

Personalmente me gusto mucho por su fácil manipulación y reducido tamaño que insta a llevarla de viaje. Suave y muy aromático se deja tomar sin falta de endulzar.

https://www.youtube.com/watch?v=LHE0WZjCj6o

En segundo lugar está la cafetera Chemex. Con forma parecida a la de un matraz de laboratorio y con ayuda de un filtro de papel, se infusiona el café con agua previamente calentada filtrando el café poco a poco.

Raúl nos enseña el proceso mimando en conjunto y sacando un café de primer premio.

https://www.youtube.com/watch?v=C6ByEt5Gq3k

Aquí he notado algo más de fuerza y reconozco haber añadido un poco de azúcar a pesar de las malas caras de Raúl.

Diferentes formas de tomar esta bebida, segunda en consumo mundial y que últimamente se interpone el espresso y el café en capsulas.

 

Materia prima de calidad

En muchas ocasiones nos vemos envueltos en alagos y felicitaciones por los platos que preparamos. Hola a todos, la importancia de la materia prima que utilizamos es un 75% de nuestros resultados finales. Los tiempos de cocción, las formas a la hora de manipular los alimentos o los aliños o aderezos nos lo da la experiencia, el cariño…, pero como dice el dicho: aunque la mona la vistas de seda mona se queda. Desde que era estudiante ya me lo decía el profesor de cocina Pedro Cofrades, lo que no vayas a beber no se lo eches a la comida, refiriéndose a los vinos peleones para regar los guisos.

Bonito del norte con tomate de la huerta y cebolla morada

Comparto esta foto con vosotros  por lo simple que es  este plato, un poco de tomate, bonito y cebolla ¿Quien no sabe hacerlo? Ahora bien, el tomate es de huerta, de unos amigos, la cebolla morada de huerta ecológica y el bonito… hay el bonito. He tenido el placer de que me enseñasen buenos maestros a embotar bonito. Mas adelante os contaré el proceso pero os adelanto que cuando se compra el bonito pescado dos horas antes y se prepara, sale un bonito en aceite espectacular.  Un bocado de ese tomate carnoso, lleno de sabor y regado de AOVE es un manjar de reyes. La cebolla fuerte muy sabrosa se mezcla con el conjunto para hacer de un simple plato un platazo.

Conclusión a la hora de preparar un plato cualquiera ya sea carne, pescado o postre, pensar en que es mejor comprar poco bueno que mucho malo. Prefiero comprar una cebolla de las buenas que 3 malas , al final lo disfrutamos mas y tiramos menos. Saludos amigos y disfrutar de buenas comidas maridadas con buenos vinos o buena sidra como no.